Pilates y patologías, espondilolisis y espondilolístesis

“Pilates y patologías, espondilolisis y espondilolístesis.”

¿Le han diagnosticado una espondilolisis y espondilolistesis y le han recomendado que realice una terapia física? En las siguientes líneas podrá conocer como puede ayudar la práctica del Método Pilates en la recuperación de este tipo de patologías.

La espondilolisis y la espondilolistesis son dos patologías que guardan relación entre sí, afectando a la zona baja de la columna especialmente a la quinta vértebra lumbar siendo más común en la articulación L5-S1 que en la articulación L4-L5. Afecta aproximadamente a un 3% de la población, muchos de ellos jóvenes y deportistas. En algunos casos puede presentar bastante sintomatología.

El portal sobre medicina “www.medical-exercise.com” define la espondilolisis como “un reblandecimiento óseo de la lámina que une el cuerpo vertebral a la articulación facetaria.” La articulación facetaria es la conexión entre las vértebras que permite a la columna inclinarse o retocerse. De forma simple, podríamos definir esta lesión como una fractura de la vértebra que genera una inestabilidad en la articulación.

La espondilolistesis, según el mismo portal “consiste en el desplazamiento de una vértebra sobre otra. Suele estar precedido de una espondilolisis” siendo esta lesión más grave que la anterior.

Causas

  • La espondilolisis puede tener un origen:
    • Congénito: la lámina no llega a osificarse en el proceso de maduración y se mantiene de esta forma durante toda la vida.
    • Traumático: provocado por microtraumatismos repetidos o por traumatismos intensos que conllevan microfracturas o fracturas vertebrales.
  • Ciertas actividades deportivas definidas como actividades de alto impacto o la realización de movimientos en el gimnasio de forma incorrecta generan un exceso de tensión sobre los huesos de la zona lumbar y pueden acelerar la aparición de este tipo de dolencias.
  • Una hiperlordosis lumbar baja puede ser también un factor determinante en la aparición de este tipo de lesiones.

Síntomas

Pueden variar desde leves a severos. En algunos casos una persona puede no presentar síntomas y se detecta por casualidad en alguna prueba médica. Entre los síntomas más comunes destacamos:

  • Lumbalgia.
  • Dolor en glúteos y piernas.
  • Sensibilidad en la zona donde está la lesión o inestabilidad lumbar baja.
  • Rigidez en algunos casos.

La práctica del Método Pilates como terapia física.

Cuando existe una lesión como la espondilolisis y la espondilolistesis se compromete de forma notable la estabilidad lumbar. Ante este tipo de dolencias será necesario coordinar los sitemas de control activos, pasivos y neurales para asegurar una mínima estabilidad que permita llevar una vida normal. En esta línea la práctica del Método Pilates  proporcionará el entrenamiento muscular necesario para mantener el movimiento de esta zona dentro los rangos normales durante las actividades cotidianas.

¿Cómo se trabaja?

Aunque cada caso se trabajará de forma específica existen algunas pautas generales:

  • Omitir los redondeos para no causar una presiones excesivas e inflamaciones en la zona. En los casos de espondilolisis que estén bien controlados se podrá iniciar en los redondeos teniendo en cuenta siempre la lesión.plano-pilates
  • Se trabajará la musculatura del centro corporal siendo muy importante la acción de los abdominales profundos (transverso del abdomen y oblicuo interno) y de los multífidos lumbares (musculatura paravertebral). Esto aportará una estabilidad dinámica a la zona lumbar y un control adecuado de todo el segmento dorso-lumbar. Ejercicios de elevación en los que se pueda controlar una adecuada presión intraabdominal suelen ser muy efectivos. El concepto de elevación del tronco por encima de las caderas será muy útil para transmitir la esencia de este tipo de movimientos.
  • También será importante la acción de la musculatura de la zona de caderas y glúteos. Permitirá mejorar la fuerza y la estabilidad de la zona lumbar en relación con los miembros inferiores. El apoyo de los aparatos de Pilates será fundamental, ya que el uso de los muelles nos ayudará a conseguir nuestro objetivos sin generar presiones excesivas.
  • Mejorar el rango de movimiento de las articulaciones será muy interesante ya que permitirá aumentar, entre otros, la flexión de la cadera y la extensión lumbar, determinantes para situaciones específicas de la vida cotidiana tanto de pie como sentado otorgando una mayor capacidad funcional. Se usarán tanto la espaldera como el barril grande (dos de los aparatos del Método Pilates) para trabajar de forma específica este tipo de movimientos.
  • Se realizarán cadenas de movimientos o “bloques” para calentar la zona, trabajar la la fuerza y la flexibilidad, entrenar los sistemas más específicos y volver a la calma. Con este tipo de entrenamiento el cuerpo está en continuo movimiento durante la clase. El instructor deberá buscar un trabajo equilibrado que genere los estímulos necesarios para mejorar y conseguir los efectos arriba citados.

Para finalizar, aunque en algunos casos será necesario la intervención quirúrgica para controlar la lesión, como hemos explicado, los casos de espondilolisis y espondilolistesis pueden mejorar de forma notable con la práctica controlada y dirigida del Método Pilates. No dude en consultar con su especialista.

Para mayor información sobre estas patologías recomendamos “Espondilolisis y Espondilolistesis. Qué es, causas, síntomas y tratamiento.” del canal de youtube fisioterapia-online en el cual se explica de forma muy clara la naturaleza de estas lesiones.

Un saludo a todos nuestros lectores.

Centro de Pilates Nervión. Sevilla.